Cuando los primeros turistas del norte de Europa llegaban a España, a finales de los años 50, la primera localidad más allá de los Pirineos que se encontraban era la población fronteriza de Portbou.

 

portbou1

Los que atravesaban la frontera francesa en coche quedaban impresionados por la sinuosa carretera que recorre esta abrupta costa. Sin embargo Portbou debe parte de su popularidad a su estación de tren, clave para las comunicaciones entre España y el resto de Europa. El tiempo de espera que se producía a causa del cambio de ancho de vía entre los dos países ha permitido a muchos pasajeros darse un agradable paseo por esta localidad, encontrándose una población hospitalaria, tranquila y de gran belleza natural.

Los tiempos han cambiado, pero la hospitalidad sigue siendo evidente en Portbou: a lo largo del paseo de la playa las cafeterías y los restaurantes atraen a una gran cantidad de turistas durante el día.

portbou2

La frontera con Francia es muy cercana y los visitantes pueden todavía disfrutar de algunos productos a precios ventajosos entre Francia y España.

En la población hay numerosas tiendas que proporcionan los productos que están particularmente buscados por los que cruzan la frontera: El alcohol y el tabaco y, además, el cuero y la ropa son claramente más baratos que ” allá ” en Francia. El viernes es el día de mercado.

Pero Portbou no es solo para el visitante de día. Si uno planea una estancia más larga lejos de las áreas del turismo popular, Portbou debe considerarse una buena elección. La situación especial de la aldea se basa en su localización en un valle, que ha frenado la construcción excesiva. Así, Portbou sigue pequeño y rodeado de naturaleza.

La playa principal frente al puerto permanece tranquila durante todo el año incluso durante la temporada alta, durante julio y agosto.

portbou3

 

En la playa uno puede ver los barcos clásicos catalanes, antiguamente utilizados para la pesca, que hoy salen de paseo tripulados por los veraneantes.

El puerto nuevo es una construcción remodelada en 2001, que ofrecerá un lugar de ancla seguro para los barcos de pesca y las embarcaciones deportivas desde el pequeño yate hasta los más grandes veleros.

 

portbou6

‘Pasajes’ – Dani Karavan

 

En barco se alcanzan fácilmente innumerables calas (pequeños y bellísimos entrantes de la costa) características de esta costa, que son también, aunque con más dificultad, accesibles a pie.

La Platja del Clapé es un buen ejemplo, pero en general resulta casi imposible no encontrar un pequeño paraíso casi privado en algún recodo de la costa cercana.

 

 

 

portbou5

Walter Benjamin

portbou4

Playa del Clapé

Los lugares fronterizos tienen a menudo una historia especial, y Portbou no es ninguna excepción. En 1940 la ultima batalla de la guerra civil española tuvo lugar muy cerca del pueblo. El mismo año fallecía el filósofo e historiador de arte alemán Walter Benjamin. La muerte de Benjamin el 27 de septiembre de 1940 en el hotel de Francia de Portbou sigue siendo un misterio. Tras su muerte se creó la sociedad Walter Benjamin en Francfort en memoria a uno de los filósofos más importantes del siglo 20. Existe un monumento conmemorativo en Portbou obra del prestigioso artista Dani Karavan – como Benjamin de fe judía – que utilizando formas abstractas y en íntima relación con la áspera naturaleza del Pirineo catalán, inserta en el paisaje un símbolo que permite acercarse a la situación de amenaza existencial vivida por los emigrantes en el siglo XX y que a su vez dirige al futuro un grito a la tolerancia y a la comprensión por encima de las fronteras.

portbou7

Iglesia – Portbou

De épocas no tan amargas, los visitantes deben visitar la iglesia neo-gótica de la parroquia construida por Joan Martorell. Otros edificios de la población atestiguan una infraestructura fuerte de la clase media.

 

La Infraestructura

Cinco hoteles y pensiones relativamente pequeños están abiertos durante todo el año. Hay también un buen número de apartamentos y de casas de vacaciones en alquiler; pero la mayoría son alquiladas durante la temporada alta a los clientes regulares y fieles. Doce restaurantes y 10 barras o cafeterías, tiendas que ofrecen todo para la vida de cada día así como una selección abundante de recuerdos. Dos médicos y una farmacia velan por la salud del pueblo; en el centro local está correos y cuatro bancos.


View larger map

 

Compártelo!