dali1

John Peter Moore, ex-secretario personal de Dalí, echa una mirada hacia atrás. (Entrevista realizada en 1988)

Si se puede considerar a Picasso como el artista “más conocido” del siglo XX, y a Marc Chagall como “el más querido”, podemos otorgar sin duda alguna a Salvador Dalí el título de “artista más importante del siglo XX “. Más de un millón de visitantes en cuatro meses solamente en el Centro Pompidou de París, precios de cuadros a subasta que ningún otro artista pudo jamás alcanzar y colas infinitas de turistas frente al museo Dalí de Figueres dan prueba de ello.

CapCreus online mantuvo una entrevista con John Peter Moore, que hizo no sólo de Dalí una estrella mundial si no que también lo convirtió en un hombre rico.

Moore tuvo una vida llena de cambios: irlandés de nacimiento viajó a Francia, más concretamente a Niza, dónde obtuvo el bachillerato. Más tarde, ya miembro del servicio de contraespionaje británico, aunque que todavía muy joven conoce a Churchill y a Roosevelt. Es promovido a oficial de la Legión de honor por el general de Gaulle y trabaja luego como jefe de producción de “London Films” en Roma con los mejores directores cinematográficos del momento: Rosselini, Orson Welles, de Sica, David Lean y con estrellas como Laurence Olivier, James Mason o la inolvidable Grace Kelly.

” Pero “,- nos afirma el Capitán John Peter Moore,-” la época de mi vida que compartí con Dalí corresponde al período más interesante de mi vida. Casi nos encontrábamos diariamente durante los veranos en Cadaqués o durante los inviernos en Nueva York. A Gala, su esposa, le gustaban los inviernos de Nueva York, siendo de origen ruso necesitaba la frialdad invernal. Dalí no es por otra parte un nombre catalán. Pienso que los antepasados del Salvador Dalí eran de origen gitano. Habrían venido del Sur de España para ocuparse de los caballos del fuerte militar de Figueres. La evocación de sus antepasados era por otra parte para Dalí un tema absolutamente sagrado.

Su abuelo vivía modestamente en Cadaqués, y, para asombro del pueblo consigue convertir a su hijo en notario de Figueres. El padre de Dalí, de carácter excéntrico y ateo, deseaba que Dalí siguiera sus pasos. Reconocía los talentos artísticos de este último pero también le intentaba persuadir de que con tales actividades no se podía ganar el dinero necesario para vivir. El joven Salvador Dalí no estaba de acuerdo con él: > papá, no quiero pasar mi vida firmando documentos en una oficina. ( Anécdota algo curiosa: Cuando más tarde firmó millares de litografías, Dalí suspiraba:> ¡ mi padre, durante toda su vida, jamás firmó tantos papeles como yo! )

dali2

Como intelectual español de esta época, Salvador Dalí fue preparado a la perfección para la carrera artística. Educado por los Salesianos, poseía un vocabulario inmenso en francés, durante quince años asistió a las clases de bellas artes en Figueres, luego en Girona, para continuar en Barcelona y acabar en Madrid, dónde, entre otros, conoció al futuro director de cine Luís Buñuel y al escritor Federico García Lorca. Dalí poco motivado en su juventud habría podido acabar su vida como un pintor modesto de provincia. Sin embargo la irrupción de Gala en su vida cambiaría ésta de forma decisiva. Gala venía a pasar el verano a Cadaqués con su marido, Paul Eluard. Célebre y rico, Eduard, abandonó a Gala por una aventura amorosa y ésta se quedo con Dalí en Cadaqués.

La familia de Dalí se opuso a tal relación, tratándose Gala de una mujer 10 años mayor que él, rusa y divorciada. El notario de Figueresy padre de Dalí dejo de pasar la manutención, su hermana llegó a denunciar a Gala a la Guardia Civil por considerarla peripatética. Las investigaciones policiales no tuvieron consecuencias importantes, pero el pintor no habló nunca más a su hermana.

Gala gustaba del lujo por sus orígenes familiares rusos pero también por su matrimonio con Paul Eluard. No llegó a Dalí con las manos vacías, sino más bien llenas de muebles, joyas y trajes. En sentido estricto, el matrimonio entre Gala y Salvador Dalí jamás fue consumado. A él le gustaba mirar, ella a menudo necesitaba a jóvenes hombres y no por ello peligró su relación. Gala era extravagante y amante del lujo. Su nuevo marido debía volverse tan rico y célebre como su anterior esposo. Hay que decir que existía otra mujer en la vida de Dalí: Nanita, Kalaschnikow, una modelo de la casa Dior. El padre de esta última era un escritor que había escrito en el curso de su vida más de 2000 noticias de carácter rosa. Cuando Nanita se ponía enferma Dalí pasaba horas en la iglesia de Cadaqués rezando. Dalí era religioso y no anticlerical, como se puede leerse a veces.

Los viajes con Gala comenzaron tras las primeras ventas en París que, aunque económicamente no fueron importantes, si les ponían en contacto con personas influyentes. Juan Cocteau, que jamás en su vida había comprado un cuadro, adquirió un “Dalí” para ofrecérselo a Pablo Picasso. Con ocasión de su primer viaje en Nueva York Gala y Dalí cenaron en compañía del duque de Windsor y de su esposa Wallis Simpson. Si se deseaba vender cuadros a precios elevados ciertamente debía entablar amistad con el duque de Windsor más que con un vendedor de cacahuetes. Dalí sea veía obligado a vender sus cuadros a altos precios porque Gala necesitaba mucho dinero. Dalí, tenía una actitud bastante desinteresada con el dinero. Simplemente había comprendido que si se quería volverse mundialmente célebre debía situarse próximo al poder, y dónde estaba el poder estaba también el dinero. Un episodio demuestra bien la relación del artista con los dólares:

Dalí que quería desplazarse en Nueva York de su hotel a otro y pidió a Gala el dinero para el taxi; Le dio un billete de 100 dólares. Una vez llegado al hotel telefoneó a Gala para quejarse que le faltaba dinero para la vuelta en taxi. Gala le dijo, consternada, que había que pagar un trayecto de taxi pero no comprar el taxi!. ¿ La solución del enigma? El contador del taxi indicaba 1.00 lo que quería decir 1 Dólar. Dalí dio el billete de 100 dólares y el taxista se fue ciertamente muy satisfecho por la propina. ”

El capitán John Peter Moore comenzó a trabajar para Dalí oficialmente, y de plena dedicación, a partir de 1962. Dalí ya era en aquella época un artista muy conocido, pero en absoluto un hombre rico. Cuando más tarde Johnn Peter Moore y Dalí se separaron este último poseía alrededor de 32 millones de dólares. John Peter Moore: ” La entrada en el mercado del arte no era muy difícil para mí. Conocía bien el mundo del cine. Y mi condición de judío, sin duda me facilito los contactos necesarios. El éxito mundial de Dalí estuvo basado en tres factores muy importantes: su talento inmenso, la influencia de Gala y su capacidad de trabajo. Nos veíamos casi cada día. A menudo pasaba a las nueve de la mañana y encontraba a Dalí frente a su caballete pincel en mano. Pasaba a las nueve de la noche y la escena no había cambiado, había pinturas por todas partes y Gala estaba en estado de furor; se había hecho bella y quería salir al Casino – le gustaba jugar, pero resultaba pero imposible hacer dejar de trabajar a Dalí.

Un día, en Nueva York, el portero del hotel me informa que una mujer deseaba hablar de incógnito con Gala. Se trataba de Swetlana Stalin, hija de Stalin. Gala encontró esta historia un poco rara, pero la recibió tras maquillarse. Sin este ritual Gala jamás se mostraba en público. Hay que observar que Gala era más bien una persona que evitaba el mundo, el hecho difícil de realizar porque la pareja se desplazaba sin cesar bajo los ojos del muchedumbre. No hablaba español, y su catalán era justo suficiente para darles instrucciones a los domésticos. La lengua común entre Gala y Dalí era el francés

Regresemos a Swetlana. Entró en la habitación de hotel expresándose en ruso, pero Gala le explicó que prefería hablar en francés (lengua practicada corrientemente por la alta burguesía Rusa), porque su ruso no era bueno a causa de su larga ausencia de Rusia. Resultó que la hija de Stalin deseaba hablarle porque tenía un problema y porque tenía solamente confianza con una mujer de su país. Swetlana había recibido por parte de una editorial un millón de dólares por sus memorias y no sabía lo que debía hacer. Luego invertio su dinero en Liechtenstein. Gala le preguntó pór qué motivo había dejado Rusia.. Swetlana le respondió palabra para palabra:> mi padre mató a mi madre, y quería matarme también a mi. < La vida futura de Swetlana fue una peregrinación entre el mundo del capitalismo y del comunismo. Se casó con un arquitecto americano pero no pudo adaptarse al mundo capitalista; volvió luego a Rusia pero no pudo adaptarse tampoco al mundo comunista. Actualmente vive en Inglaterra. Las historias alrededor de Gala y Dalí, Dalí y Gala, constituyen, entre otras cosas, el tema de un libro que estoy acabando de 800 páginas. Se ha escrito mucho sobre la célebre pareja y mucho será todavía escrito sobre ellos… Hay entre todas estas obras historias ciertas pero todavía más maldades o simplemente mentiras. De de todas maneras puedo recomendar el libro de Dalí ” Mi vida secreta “.

¿ Por qué nos separamos, Dalí y yo? Yo tenía una operación bastante importante a la que someterme en París, seguida de una largaconvalecencia. Dalí necesitaba a alguien más para ocuparse de sus asuntos. Dudo que hiciese una buena elección. Cuando nos separamos tenía treinta y dos millones de dólares, y cuando murió era un hombre lleno de deudas. Me di cuenta que pasar un período tan largo con un genio era un don del destino que hizo de mi vida algo fascinante pero muy fatigoso. Lo acompañé durante su época de gran creatividad. A setenta años, Dalí, que hasta entonces había tenido una salud excelente, tuvo que operarse no con mucho éxito. A partir de aquel momento perdió día tras día sus fuerzas mentales y físicas. Es un poco exagerado cualificar el fin de su vida como “trágico” como se permitió hacerlo un reportaje de televisión realizado en 1997. Juzgo esta actitud como anti-daliniana, tendencia actual que es desgraciadamente ampliada por los medios de comunicación por razones comerciales. Esto es muy lamentable e injusto. Millones de personas van a continuar admirando la obra de Dalí a lo largo del próximo siglo y hasta del milenario próximo, y generaciones de artistas van a inspirarse en su obra…

CapCreus online: ‘Capitán John Peter Moore, muchas gracias por esta entrevista.’

Share It!